ANXO ÁLVAREZ: POEMA "MALDITOS"



O escultor, fotógrafo, comentarista, poeta e pintor Anxo Álvarez, de Narón, nos envía un poema da súa obra, (agradecendolle a colaboración), para a súa publicación en Ao Carón da Lareira.


“Malditos”


Malditos los pobres de espíritu,
malditos los que envidian el bien ajeno,
malditos los que oyen pero no escuchan,
malditos los desagradecidos,
malditos los cobardes,
malditos los que no reconocen sus errores,
malditos los que calumnian e injurian,
malditos los retorcidos de espíritu,
malditos los hipócritas y los complacientes,
malditos los que no sienten,
malditos los que mienten,
malditos los traidores,
malditos los que sólo saben recibir,
malditos los insolidarios,
malditos los cretinos de espíritu.
¿Cuántos benditos quedan?
¿Queda algún bendito?
¡Qué triste realidad!
¡Qué triste soledad!

Anxo Álvarez
20-10-06


PREMIO NACIONAL DE LITERATURA EN MODALIDAD DE NARRATIVA



PREMIO NACIONAL DA LITERATURA (NARRATIVA)

Xa está covocado o Premio Nacional de Literatura na modalidade de Narrativa para o ano 2009.

Como hemos podido ler no Boletin Xeral do Estado este ano contará, entre outros, como xurado figuras importantisimas das letra galegas, e moi próximas a nós, como pode ser D. Ramón Loureiro, autor entre outras obras de "As galeras de Normandía" obra escrita en galego e recentemente traducida e publicada ao castelán en diveros países pola editorial Edaf; temos tamén no xurado a José Luis Borau Moradell e a Xosé Luis Axeitos Agrelo, pola Real Academia Galega.

Podedes ter unha información máis compreta no vínculo seguinte:

http://www.boe.es/boe/dias/2009/09/21/pdfs/BOE-A-2009-14957.pdf

FESTIVAL "GALICIA CO TOXOS" NO TEATRO JOFRE DE FERROL


REAL CORO TOXOS E FLORES


CELEBRA O 4 DE OCTUBRE


NO TEATRO JOFRE DE FERROL


O FESTIVAL


"GALICIA CO TOXOS"



Un buen grupo de corales, artistas y el propio coro de “Toxos e Froles” se darán cita a las siete y media de la tarde del domingo en el teatro Jofre en el festival “Galicia co Toxos” organizado con motivo del 95 aniversario de la entidad decana de los coros históricos gallegos.

El festival será presentado por la periodista Pilar Varela, directora del programa “Protagonistas Galicia” .

Las localidades están a disposición de socios y simpatizantes en la cafetería de la sede del Toxos , al precio único-donativo de 5 euros.

Hasta el momento han confirmado su asistencia, el grupo de metales “Narón Brass” que hará su estreno en este festival; la Agrupación Musical del Centro de Mayores de Caixa Galicia; la coral polifónica de Mugardos y el Real Coro “Toxos e Froles”.

Como figura destacada está Anxo Lorenzo. de Moaña (Pontevedra) . Gaiteiro. Solista, compositor e integrante del grupo Spiritu988. Ha recibido los más preciados galardones del mundo de la gaita como el premio Macallan del Festival Intercéltico de Lorient. Como solista y compositor ha subido a los escenarios de los mas importantes festivales del mundo celta como Lorient,Origueira o el William

Kennedy Internacional Festival Piping, y ha realizado giras por distintos paises europeos y americanos.

Además de su vertiente tradicional, artistas de los más variados estilos han solicitado su colaboración en grabaciones ,como Mónica Molina, Skape, Chambao, Poncho Ka, Los Felices, etc o giras con Amistades Peligrosas, Kathryn Tickell o Rory Campbell, logrando una fusión natural de la gaita gallega con el pop,el rock o la música electrónica


EL PABELLON AZUL DE RAMÓN PERNAS


EL PABELLON AZUL

RAMÓN PERNAS

TROPO EDITORES


Tropo Editores entorna las puertas de “El pabellón azul”, de Ramón Pernas, dentro de la Colección Segundo Asalto, la novela que marca de manera definitiva la trayectoria literaria de Ramón Pernas. Escritor y gestor cultural, la fusión entre Ramón Pernas y las letras está escrita en su mapa genético: creció entre libros y ha hecho de ellos su profesión y una fuente inagotable de placer. Su segunda novela, “El pabellón azul”, ahora recuperado por Tropo, cuenta con el mérito de ser el punto de despegue del escritor gallego, que se considera «un contador de historias», «un heredero más» de la tradición oral y del realismo mágico gallego, de Cunqueiro, Camba, Fernández Flórez o Cela.

Editado originalmente por Espasa Calpe en el año 1998, ?El pabellón azul? fue la segunda novela de Ramón Pernas donde el autor reaviva su memoria con emoción y ternura, y un estilo limpio y directo que arrastra al lector hasta las vivencias de Augusto Bordino, un viejo titiritero que antes fue actor, director y empresario ambulante en diversos espectáculos de circo, cine y teatro en diferentes lugares de España y América.

Desde su infancia y adolescencia en Italia hasta su establecimiento en Buenos Aires, después de haber recorrido muchos pueblos y ciudades de La Argentina, Augusto Bordino, viudo, retirado y solo en Vilaponte, adonde vino a parar por influencia de su mejor amigo, recuerda toda una vida errante por Europa y América al servicio del espectáculo y la diversión popular. La madeja de la memoria va desgranando la aventura familiar de los Bordino y sus amigos, gentes con alma de cómicos y titiriteros que encarnan la libertad y la alegría de vivir en la incertidumbre de la lucha por la existencia, sin perder nunca la fidelidad a sus orígenes y a sus convicciones íntimas.

Un fascinante viaje sin retorno a la vejez y la soledad callada de un titiritero.

(El pabellón azul, de Ramón Pernas. Tropo Editores, 2009. 211 páginas )

XOSÉ MANOEL BUDIÑO NO PAZO DA CULTURA DE NARÓN


PAZO DA CULTURA DE NARÓN

XOSÉ MANUEL BUDIÑO

CONCIERTO


Acudimos ao concerto do gaiteiro Xosé Manoel Budiño, que actúou o sábado no Pazo da Cultura de Narón, as oito da tarde, presentando seu derradeiro traballo “Home”, un traballo que xurdeu de os seus diferentes viaxes pola xira que fixo, polo mundo enteiro, creando así un traballo cheo de vitalidade, onde as melodias e a súa música (inspirada na música tradicional) colle as influencias das experiencias do artista facendo mesturas que intentan facer un proxecto no que a tradición se converta en futuro.

Este traballo, reflexado no concerto, conta coa colaboración de grandes artistas como Xoel López, Mercedes Peón , Kepa Junquera, Antón Reixa ou o compositor de Jazz Paco Charlin.

Galardonado co premio ao Mellor Disco do Ano na sésitma edición do Premio Opinión de Música Folk Galega.

O concerto crea música, baile, e vidocreacións que fan del un espectáculo de Vangarda das novas creacións na música e concertos de derradeira xeneración galega.



CONFERENCIA NA FUNDACIÓN CAIXA GALICIA


FUNDACIÓN CAIXA GALICIA

SEDE FERROL

CONFERENCIA "DOS ESPAÑOLES Y 141 CHIMPANCÉS"

Os deixamos a seguinte nota informativa sobre unha próxima conferencia na Fundación Caixa Galicia, xunto cos datos necesarios para inscribirse e poder participar nela:


Por si fuese de su interés, les remitimos información sobre la conferencia “ Dos españoles y 141 chimpancés” que impartirá la veterinaria ferrolana Rebeca Atencia el próximo 16 de septiembre, a las 20:00 horas en el salón de actos de la sede Fundación Caixa Galicia, en Ferrol.

Para confirmar su asistencia les rogamos, si hacen el favor, llamen al teléfono 981.188.340 o envíen un correo a obrasocial@caixagalicia.es indicando en el asunto Rebeca y Fernando.

Muchas gracias por su inestimable colaboración.


TOXOS E FLORES REANUDAS AS SÚAS ACTIVIDADES PARA O 2009/ 2010


REAL CORO TOXOS E FRORES

PRÓXIMAS ACTIVIDADES PRÓGRAMADAS

PARA Ó 2009/2010


O presidente do Real Coro toxos e flores, Pedro Sanz, nos remite a seguinte nota de prensa para que os menteñamos informados de que a sociedad reanuda algunhas das súas actividades, que se realizarará nos seguintes meses:


El Real Coro “Toxos e froles” ha reanudado sus actividades con el comienzo del nuevo curso.

Así el coro está preparando una serie de inmediatas actuaciones, entre las que destacan el tradicional concierto de “A Parrocheira”´en la Iglesia del Socorro, para el Domingo día 13, una vez finalice la procesión marítima.

Para el Domingo dia 4 de Octubre se está preparando un gran festival en el Teatro Jofre bajo el título “Galicia co Toxos” en el que particiuparán, además del Coro, diversos grupos y artistas de Ferrol y de otros puntos de la comunidad gallega, con el fin de recaudar fondos que ayuden al decano de los coros en la difícil situación económica en la que se encuentra.

Asimismo el coro actuará el dia 9 de Octubre en la inauguración del Congreso de Micoloxía, en el Auditorio de la Feria de Muestras.

El dia 18 de Octubre participará en un gran festival en el teatro Rosalía de Castro de A Coruña, junto con “Cántigas da Terra”.

CLASES DE BOLILLOS

A partir del próximo Jueves, dia 1 de Octubre, se reanudan las clases de bolillos, en horas de 17 a 20, en el local de la calle del sol 204, bajo la dirección de la profesora Luisa Rodríguez Amado.Las personas interesadas pueden pasar en horarios de clases(todos los jueves) para matricularse.

Asi que xa sabedes, hai moitos actos nos que participar e disfrutar.

BALLET NACIONAL DE CUBA


BALLET NACIONAL DE CUBA

EL LAGO DE LOS CISNES

DANZA CLÁSICA


O sábado 3 de outubre, no Pazo da cultura de Narón, actuará o Ballet Nacional de Cuba, coa magnifica obra O Lago dos Cisnes, obra clásica de moitos repertorios de compañias de ballet.

Ista vez é de unha inigualable calidade de composición polo traballo de Alicia Alonso.

Alicia Alonso e a repositora, coreógrafa, e reponsable dos pasos do ballet. Alicia retomou todos os elementos orixinales da obra cun riguroso criterio para fixar o estilo que presenta con coherencia.

A obra representarase as oito da noite.


Coreografía: Alicia Alonso, sobre o orixinal de Marius Petipa e Lev Ivanov
Música: Piotr Ilich Chaikovski
Escenografía: Ricardo Reymena
Vestiario: Frances Montesinos

NEDA: O DÍA GRANDE DO PAN


CONCELLO DE NEDA

FESTA DO PAN


O Concello de Neda celebrou hoxe o día grande do Pan.

A festa do Pan é unha das festas do verán máis esperadas e de máis asistencia da comarca, comezando as dez da mañán coa abertura dos postos de pan e doces feitos artesanalmente nas fornadas, asi como os postos de artesanía e tamén de outros productos da feira.

No paseo de Xuvia, preto do albergue de peregrinos fíxose a festa, contando cun escenario para a música, amenizada a festa por distintos cantantes e incluso un mariachi, asi como sendo o espacio dende que a unha e media celebrouse o Pregón contando coa presencia do Alcalde de Neda, a Concelleira de Cultura, e do pregoneiro deste ano: o escritor, xornalista, fotógrafo, comentarista Ramón Loureiro.

A comida comezou a unha sendo o prato dos productos típicos da terra como son a empanada, o churrasco, o chorizo criollo, pan por suposto, doces e auga e viño do lugar.

As 18 horas celebrouse o tradicional competición de tiro de corda e un obradoiro de pan para nenos pechando así a edición deste ano, celebrándose unha vez máis o máis preciado desta vila ao que se dedican os seus artesáns dende o século XVIII, cando abastecian tanto o arsenal como as fábricas.

Os deixamos algunhas fotos do evento e un fragmento do texto do pregón feito polo nombrado, e afamado Ramón Loureiro, cedido para compartir aquí no blogue:



Habitamos unha cultura do pan. É certo que a nosa identidade se asenta sobre tres columnas fundamentais: o Cristianismo, que nos ensina que todos somos irmáns; o dereito de Roma, que nos di que todo reo é inocente mentres non se demostre o contrario (in dubida, pro reo...); e o pensamento de Grecia, co que aceptamos que nunca chegamos a comprender por completo a realidade, porque todo canto vemos son sombras. Pero tan certo coma isom é que o que nós somos, fronte á historia, dificilmente se entendería sen o pan que compartimos; sen o que nos converte nun verdadeiro pobo.

Lembro con nostalxia o tempo no que nos dicían que tirar o pan era pecado. Porque, a día de hoxe, eu aínda sigo crendo que é así. O pan, polo que significa, merece sempre a nosa veneración.

Sinto por Neda un afecto inmenso. E agora, conforme o tempo pasa, decátome de que non escribín nin un só libro no que algo de Neda, ou de todo o que Neda significa, non estea ben presente. Eu son de Santa Mariña de Sillobre, e todos os de Sillobre somos parentes dos de Neda. Sobre todo, pola parte do río Belelle, da Fraga da Fervenza e das vellas mámoas dos altos de Marraxón, monte irmán do cumio de Ancos.

Entre os meus primeiros recordos, entre os recordos máis queridos, sempre está o sabor quente do pan. Daquel pan que facían Meu Padirño Ramón e Miña Madriña Carmen, aos que lles dediquei, respectivamente, As Galeras de Normandía e O Corazón Portugués. A Miña Madriña Carmen, recordando que ela me contou, entre tantas outras cousas, de onde veñen as nubes e o vento. E ao Meu Padriño Ramón, recordando que el sabía os camiños todos, e que tiña un cabalo rubio coas crinas trenzadas.












RAMÓN PERNAS - POESÍA (IN)COMPLETA



RAMÓN PERNAS

POESÍA (IN)COMPLETA

HUERGA Y FIERRO Editores/Poesía



Ramón Pernas, xornalista, escritor, poeta, director do Ámbito Cultural do Corte Inglés, entre outras cousas, de Viveiro, e con unha larga traxectoria no mundo da cultura, coas súas moitas publicacións, recentemente acaba de publicar o seu derradeiro libro de poesía, que leva por título “Poesía (In)completa”

Publicación feita pola Editorial huerga y Fierro de Madrid, saliu ao público en xaneiro deste ano.

Publicado prácticamente en castelán , leva un pequeño apartado cúns poemas en galego.

Os animamos a compra do libro, asi coma asúa lectura, e os deixamos eiquí uns versos do autor,(uns en castelán e outros en galego), presentes na obra:


III POEMA DA TERRA

Nae, cando me morra,

Faeme un sitio

Onda te sinta latexar constantemente.

Nae, deixame facer un sulco

No teo seo que nutra a minña espranza.

Nae, cando o trigo sexa mesto

Gardame unha espiga florecida.


7

Un nosequé de espantos presentidos

Se convierte en balada y dan las doce

En un terco reloj que nunca supo

Que el tiempo es como agua entre las manos.


1. PRIMAVERA

Abril es un Jueves de de merienda

Una canción que anuncia Mayo

Un himno campesiono con estrofas

De salvia y de geranios.



TORRE DE HÉRCULES PATRIMONIO DA HUMANIDADE



TORRE DE HÉRCULES

PATRIMONIO DA HUMANIDADE

A CORUÑA


Fala a lenda que un día chegou nunha barca Hércules , ás costas que rodean a Torre de Hércules, e que vencendo a seu mais atroz enimigo, o xigante Gerión, soterrou baixo os cimentos da torre a súa cabeza.

Esta é a lenda que da origén a construccción da torre, polos romanos, no século I d.c.

E agora, o pasado 27 de Xuño, logo de máis de 40 horas de deliberación de un xurado experto, ás 18:27 horas, comunicaron que a Torre de Hércules pasou a ser recoñecida pola UNESCO como Patrimonio da Humanidade.







RELATO DE VERÁN POR FERNÁN PONTE



RELATO DE VERÁN
Marcos y Sara

Marcos se desperezó unos minutos antes de que sonara el despertador. Habitualmente se despertaba previamente a oír su sonido chirriante y estridente. No sabía por que seguía programándolo. Tal vez por qué siempre fue indisciplinado y ahora le apetecía engañarse, procurándose una falsa disculpa, para parecer que por fin había conseguido asumir un cierto orden en sus horarios y hábitos de vida cotidianos. En el fondo de sí mismo, para sus adentros, y sin que nadie lo sospechase, aceptaba que temía quedarse dormido definitivamente, eternamente, si es que existía la eternidad. Por eso continuaba programando ese detestable despertador electrónico, de color gris, grande y antiestético. Como si ese acto de cada noche, repetitivo e inútil, pudiera alejar, cual un exorcismo, la certeza de la muerte y sus aprensiones inconfesables.

Pensó que le convendría deshacerse del despertador ¡total para lo que le servía! Pero era perfectamente consciente de que no lo hacía por que estaba vinculado emocionalmente a sus recuerdos y añoranzas. Como todo lo que le rodeaba. Recapacitó que si toda su vida actual estaba compuesta de recuerdos y añoranzas, entonces ¿Por qué debería deshacerse de ese objeto horrible y no de otros más inútiles que el despertador?

Marcos sopesó de un vistazo su entorno, comprobando que en la pared lateral de su dormitorio, la más próxima a su cama, todo continuaba como lo había dejado antes de dormirse al amanecer. Era real. En ese instante fue consciente de que por innumerable vez, como de costumbre, se quedó dormido con la luz encendida; de que una vez más leyendo los poemas, las cartas, contemplando las fotografías, cayó inconsciente, rendido, ya con la luz del alba, en los brazos de Morfeo.

Su vida, desde hacía muchos años, era ir del sueño a los ensueños, de los recuerdos del pasado al tedio del presente. Marcos consideraba que todo era monotonía y sin razón en su existencia. Actuaba como un autómata, sin satisfacción, por que le faltaban los alicientes necesarios para seguir viviendo con alegría. El desconsuelo era su pan de cada día. Y la rutina.

Al mismo tiempo Marcos no podía ni plantearse la posibilidad del suicidio, de su muerte, la contingencia de que su existencia terminara sin más felicidad que la alcanzada en el ayer. No deseaba, ni quería, que su vida siguiera siendo estéril. Sumergido en las emociones de antaño, vivía en una perpetua soledad. Marcos necesitaba imperiosamente volverse a enamorar, sentir el calor de otro cuerpo, el sabor de unos besos apasionados, antes de que el fin de sus días se abatiera sobre su paupérrimo modus vivendis de supervivencia.

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, y Marcos a pesar de sus años, del largo periodo que llevaba viviendo en soledad afectiva, de su crisis existencial, no perdía la esperanza de encontrar y vivir nuevamente un gran amor; el último y gran amor de su vida, que supusiera un compendio de todos los amores anteriores; que fuera un amor embriagador, irresistible y arrebatador; que le permitiera purificar su corazón, corregir todos los errores cometidos en su trayectoria, desterrar las pesadillas acosadoras, eliminar todos sus miedos; que le otorgara, llegada su hora, morirse sin culpabilidad, sin resentimiento, bajo el manto del perdón y la paz, para consigo mismo y con los demás.

Marcos se frotó los ojos, parpadeó varias veces, se alisó el pelo y sin levantarse de la cama, giró su cuerpo deslizando su mirada sobre el colage de la pared. Sus ojos, aprendidos y obedientes, fueron a posar directamente su mirada sobre la fotografía de Sara. Al lado de la misma colgaba un poema y una carta que Sara le había escrito: el poema en el comienzo de la relación sentimental, cuando la pasión estaba en su mayor auge, coloreando todos sus actos; la carta como despedida, explicación de la razón de su alejamiento y ausencia, del fin de su amor jurado eterno e indestructible.

Ya había transcurrido mucho tiempo desde que comenzó y finalizó su relación con Sara, y también desde que Marcos se enamoró por última vez. Los recuerdos, con todos sus detalles, seguían vívidos en su memoria: alimentados, día tras día, por la rememoración constante, por el esfuerzo persistente que hacía para que nada se perdiese en el olvido, ni el más mínimo detalle de todo lo que compartieron mientras duró su relación breve e intensa.

Marcos dejó que su mirada reposara indefinidamente sobre el rostro de Sara, con su sonrisa enigmática y la dulzura de su expresión congelada, atemporal, atrapada en la fotografía, en ese instante aparentemente sin valor o trascendencia. ¡Sara, suspendida en el tiempo, rehén del pasado, tanto como durara esa fotografía! Mentalmente recitó el poema que sabía de memoria, de tanto leerlo y releerlo durante todos esos años:

Quiero recorrer todo tu cuerpo…

Aprender una nueva forma de amar.

Sentir tu calor, tu sudor,

El estremecimiento de tu piel.

Quiero recorrer todo tu cuerpo…

Por fin salvarme entre tus brazos.

Ahogarme entre tus besos y caricias

Ser naufragio y ser náufraga.

Quiero recorrer todo tu cuerpo…

Contar los suspiros de tu boca.

De tu sangre arrancar las promesas

Más imposibles sobre la tierra.

Quiero recorrer todo tu cuerpo…

Eternizarme entre las canas de tus sienes.

Entregarte mi alma como si fuese

Una mañana que nunca pasará.

Quiero recorrer todo tu cuerpo… Marcos recordaba perfectamente el día en que Sara le entregó el poema. Fue en el transcurso de la tarde siguiente a la primera noche que pasaron juntos, sin dormir, fundiéndose sus cuerpos en un solo cuerpo, atrapados en el apremio del deseo que nunca acababa de satisfacerse, sin consumar nunca el clímax de su pasión volcánica, como si esa noche fuera a venir el fin del mundo, y a ellos solo les quedara el recurso de amarse imperiosamente.

Era el corolario de muchos encuentros, en los que los dos, asidos de la mano, paseaban por la orilla de la playa, arriba y abajo, ausentes a lo que acontecía en su entorno. Durante esos encuentros primordialmente eran conscientes de su proximidad, de su mutua contemplación, del tacto y del calor que se trasmitían a través de sus manos entrelazadas, intercambiando una energía poderosamente activa y dominante; singularmente eran conscientes de su deseo absorbente, que iba creciendo, acaparándolos de una manera incontenible hasta obnubilarles la razón; o lo que es lo mismo, vivían con su mente atrapada, sin poder ir más allá de lo que pudiera ser el presente, ese tiempo durante el que permanecían juntos aparentando ser el infinito.

Sara y Marcos, llevaban semanas saliendo, y un buen día, seguidamente de estar toda la tarde paseando por la costa, no logrando contener por más tiempo sus anhelos, decidieron alquilar la habitación de un hotel a pie de playa, para entregarse con sus cuerpos, pues con el corazón y en el alma ya lo habían hecho. Esa primera noche no hubo más palabras, solo movimiento. A lo largo de los continuos encuentros diarios, desde que se habían conocido, se fueron contando lo que consideraron esencial para conocerse, enamorarse, desearse, necesitarse… En esa primera noche no precisaban nada más.

Sara era hermosa, con un cierto aire salvaje e indomable en su pose y actitud. Sus gestos exteriorizaban el talante de una felina, como si constantemente estuviese dispuesta al ataque, registrando todo sonido y movimiento de su entorno, sin perderse ningún detalle. Se movía sigilosamente, casi como si bailara sobre un escenario; su escenario era el mundo, y creía que todo ese escenario era por derecho suyo. Estaba al tanto de que el papel principal lo interpretaba ella, y que nunca, bajo ninguna circunstancia, pasaba desapercibida.

La mirada de Sara, a través de sus ojos verde oliva, era húmeda, penetrante e inquisitiva, casi dolorosa, sobre todo cuando pretendías ocultarle algo. Eran los ojos de una iluminada, captando información oculta para el resto de los mortales, leyendo dentro del alma, en los recónditos secretos o deseos. Sus ojos grandes, con las pestañas negras y espesas, atrapaban a Marcos, lo hipnotizaban, haciéndole suyo; adentrándose en lo más intimo de su ser, desnudaban su esencia y adulaban su corazón. Para Marcos no existía la opción de decir no a su magnetismo cautivador.

Inteligente, su proceder era práctico y conciso. Sara no se perdía en los detalles ni en las nimiedades, yendo siempre al grano, sin dar rienda a las divagaciones. A Marcos siempre le había sorprendido su capacidad de síntesis. Consistente, mostraba su certeza y hacía gala de una seguridad interna permanentemente. Sara mostraba una vivacidad mental y física que nacía de su singularidad, más que de su juventud.

Marcos, pasado el tiempo, conociéndole más profundamente, nunca llegó a saber de donde procedió todo ese romanticismo que emanaba de Sara en sus primeros encuentros y noches juntos. Estaba seguro de que Sara solo escribió un poema en su vida, y ese era el que había escrito, inspirándose y dedicándoselo a él. Escribir precisamente no era su fuerte, y mucho menos un poema. ¿Qué ángel o musa habían guiado ese día a Sara? Esa era una de las preguntas que Marcos en ninguna ocasión pudo responderse, tal vez por que por mucho que lo intentase nunca conoció a la verdadera Sara (¿o sí?), por más que creyera por aquel entonces que quien se mostraba era la genuina y legal amante-amiga.

Posteriormente a las continuas tardes paseando y hablando, a las primeras noches haciendo el amor, siempre en la misma habitación del mismo hotel, Sara decidió que sería mucho mejor llevarle a su casa. Marcos sin dudarlo aceptó encantado. Evidentemente deseaba que la relación que mantenían se desarrollara hacia una forma de convivencia e intimidad que en el hotel, y en sus paseos, no era posible. Ya no. En la familiaridad de la casa de Sara se presentarían las situaciones para que se desenvolvieran con más naturalidad, que pudieran conocerse genuinamente y que la dinámica de la misma convivencia les aproximara a ambos en la dirección de ir descubriéndose el carácter, virtudes y defectos, de tal forma que pudieran borrar toda ausencia de ignorancia sobre las peculiaridades individuales que pudieran crear un atisbo de perturbación entre los dos.

Marcos no parecía poder dar crédito a tanta felicidad.

Pasaban los días y las noches juntos, viviendo en unas permanentes vacaciones, en un paraíso afectivo, sensual. Ambos pasaban por un periodo de solvencia económica y de libertades laborales que les permitía mantenerse prácticamente libres de las obligaciones de sus respectivos negocios. Por las mañanas desayunaban y a continuación de ducharse salían de compras o a gestionar sus responsabilidades laborales; por la tarde se reunían con los indistintos y luego mutuos amigos, compartiendo con ellos su felicidad, su prosperidad como pareja. Marcos ahora sabe, está plenamente seguro de que fue ahí cuando empezó a transformarse Sara. Comenzó espaciosamente, de una manera sutil, a comportarse de otra manera, con otra actitud y un estilo diferente a su cortesía habitual. Al principio fueron reacciones discordantes, como si se sintiera desplazada o celosa de las personas que mantenían afinidad de comunicación o de cariño con Marcos. Luego sus reacciones no tenían parangón ni control alguno.

Sara en cierta ocasión, bajo el estado de un arranque de furia descontrolada, con gritos que parecían alaridos, llegó al extremo de prohibirle a Marcos hablar con nadie, incluso saludar o llamar por teléfono, aún a su familia, sin su previa autorización. Una actitud totalmente intolerante y sin coherencia alguna. Marcos primero reaccionó impulsivamente, abochornado deseó marcharse y pensó en irse muy, muy lejos; a continuación sintió el temor de perder a Sara, de no verla más, de vivir sin ella, eso le hizo reaccionar y dudar con la profundidad que nace del amor más honesto, amor que todo lo disculpa y todo lo perdona. En cuanto Sara fue tranquilizándose Marcos especuló que solo era un enfado, una salida de tono cargada de sobreexcitación, de miedo e inseguridad, que sería algo pasajero, sin que volviera a suceder; justificó una reacción fuera de lugar, reacción que una vez que Sara llegara a comprender y razonar, comprendería que no tenía por que dudar de los sentimientos de Marcos, los cuales no podían ser más leales y devotos.

Marcos, aún así, entre sollozos y besos, con la esperanza como bandera y la sensibilidad a flor de piel, le prometió a Sara que respetaría sus decisiones y que no volvería ha hacer nada de lo que decía que le molestaba de su comportamiento. Deseaba vehementemente que la felicidad y el bienestar que sentían no fuera enturbiado por alguna causa, ni por nadie. Así que Marcos, creyendo que sería efímero, que volvería con su actitud a ser todo razonablemente armonioso, consintió a todas las exigencias de Sara y esa fue su perdición.

Hicieron el amor más apasionadamente que en los días previos, sintiendo que estaban destinados a amarse, a compartir sus vidas y futuro, creyendo que sus sentimientos, como los dioses, serían inmortales. Sara, como una posesa, besó y abrazó a Marcos con la fuerza y la desesperación de no poder hacer suya su esencia, la energía de su alma, el conocimiento ancestral de su ser. Marcos se estremecía vehementemente de placer, al mismo tiempo que su mente le decía que dentro de Sara había un ansia que nunca podría ser satisfecha, algo insondable para un amante pasivo y abnegado como era él. Y Sara aún no sabía que no había nada que pudiera hacer Marcos para que fuera capaz de regresar a un estado previo a su alteración emocional y dependencia afectiva. En ese momento no lo sabían, pero estaban emprendiendo un camino sin retorno y sin devolución de la felicidad prometida, que irremisiblemente les conducía a un callejón sin salida, a la destrucción de su relación y de ellos mismos.

Al día siguiente Marcos llevó, entre otras cosas, algunos de sus objetos personales, la mayor parte de sus ropas y unos cuantos libros al apartamento de Sara. Era un intento de afianzar la relación, de proveerla de un carácter estable y definido, de formalizar la convivencia. Marcos quería creer, comprender que Sara necesitaba sentir seguridad y dominio, tener la certeza de que la amaba exclusivamente a ella y que le urgía profesar que era la persona más importante y decisiva de su vida. Estaba convencido de que con ese acto pondría la base a una enfatización clara y precisa de lo que realmente Marcos consideraba importante, y hasta donde estaba avanzando en favor de la relación, dispuesto a todo, y lógicamente que Sara comprendería perfectamente el significado de su iniciativa.

Días después, supuestamente con todo en sus vidas sobre ruedas, a Sara le dio una vez más un arrebato de locura, excitación y agresividad peor que el anterior. Estaban terminando de comer, tomando el postre. Marcos recuerda perfectamente las natillas de huevo, cremosas, frías, con suspiros de monja flotando en su superficie, espolvoreadas con canela recién molida, la finura de su aroma, acompañadas de barquillos cubiertos en su extremo de chocolate con leche, semi-introducidos en el borde de las natillas. Su cuenco salto por el aire, mientras Sara furiosa le gritaba que no tocara nada, que no hiciera nada, que ni siquiera respirase sin su autorización; Le gritaba, ahíta de ira, que ya estaba bien, que se sentía harta de que nada permaneciera como antes de su llegada, que su casa y su vida era un desorden y la sentía descontrolada; le gritaba, con violencia, preguntándole si pretendía volverle loca con su presencia constante, reorganizándole sus horarios, sus actividades, sus cosas. Marcos no entendía absolutamente nada, ni siquiera comprendía de donde procedía esa reacción, esa percepción tan irreal de su convivencia, cuando mantenían una conversación aparentemente no relacionada con los alegatos de su enfado desmedido.

Marcos sintió morirse.

Paralizado, fue incapaz de protestar, de decir nada, de ni siquiera musitarle algo a Sara. Marcos no entendía que sucedía, que había hecho, a que se debía esa obstinación desproporcionada y virulenta de Sara. No concebía que causa mereciera desatar esa cólera, ese alarde de agresividad, toda esa potencia descontrolada, ciega y destructiva. Ante tanta intimidación no sabía como proceder. Su atención se desplazaba intermitentemente de las natillas, esparcidas por todo el comedor, a la cara de Sara, encendida de rabia. Marcos permaneció en silencio, temblando de pies a cabeza, esperando que fuera una pesadilla, de la cual pudiera despertarse de inmediato, y no la realidad lo que le estaba aconteciendo.

¿Dónde residía en ese momento la dulzura y el amor de Sara?

Marcos miraba a Sara y solo distinguía a un ser totalmente desconocido, como si otro yo cobrara vida propia, confinando a un segundo plano, lejos y profundo, a la verdadera Sara. La Sara que Marcos conocía, eclipsada, fuera de juego, subsistía desterrada en el limbo del infierno, sin acceso ni ruta por la que regresar, al menos en ese momento.

Pasaron tres días y tres noches sin dirigirse la palabra, sin mirarse a los ojos, sin aproximarse ni tocarse. Sara, por autodecisión, durmió en el sofá. Marcos, consternado, era incapaz de reaccionar, de encontrar respuestas y soluciones a ese estado de bloqueo en el que se hallaban sumidos los dos. Estaba noqueado por el pánico que sentía al ver como se desplomaban todos sus sueños y expectativas de vida felizmente emparejados.

Sara regresó a la cama, pero permaneció en su autismo.

Se sucedieron los días sin hablarse y sin mantener relaciones sexuales. Así se cumplieron sus tres primeros meses de convivencia como pareja. Marcos pasó más de dos semanas sin salir del apartamento, sin hablar con nadie. Cuando sonaba el teléfono no lo descolgaba. De su familia hacía semanas que no tenía noticias, ni una palabra, se mantenía alejado para que no supieran lo desgraciado que se sentía. No llamaban a sus amigos y no contestaban a sus mensajes o demandas. Marcos no limpiaba, ni cocinaba, ni tocaba absolutamente a nada. Solo se duchaba, encendía la televisión y esperaba a que Sara preparase el desayuno o la comida. Por temor a desencadenar su ira pasó más de un día sin probar bocado.

Consideraba que Sara ensayaba ponerle en el límite para ver su reacción. Marcos no reaccionaba con él de una manera explícita, en parte por que se hallaba en estado de shok, disminuido mentalmente, y en parte por que creía que sin el amor de Sara ya no sabría vivir. Impotente, dejaba transcurrir los días sin observar algún cambio en Sara. Esperaba con todo su anhelo que reapareciese la chica que conocía y de quien se había enamorado. Sabía, o más bien quería creer que estaba ahí dentro, detrás del enfado y del genio, debajo de esa máscara de tragedia que envolvía el rostro de Sara, y sus vidas.

Sara comenzó a salir más frecuentemente del apartamento, dejando solo a Marcos frente al televisor.

Cuando llevaban aproximadamente cuatro semanas en esas condiciones, Marcos resolvió preparar una cena especial; tan especial como era posible en esas circunstancias; y con lo que había en casa, que no era mucho, tendría que salir a comprar y romper con su reclusión.

No ignoraba que se exponía a un peligro, no podía precisar a ciencia cierta a cual, pero también entendía que ya no podía seguir por más tiempo en ese ambiente tenso y discordante. Convenía que se solucionasen todos los problemas y discrepancias, de manera inmediata, ya, o si no reventar, romper esa atmósfera, para bien o para mal, de una manera definitiva.

Sara observaba como Marcos cocinaba, ponía la mesa, y recogía la cocina lo más que podía para que no aparentase mucho desorden. Impenetrable, miraba sin decir ni una sola palabra. No reaccionaba, ni bien ni mal, manteniéndose con una cierta expresión en su rostro de escepticismo. Marcos pensó que ya era algo, tal vez suponía un comienzo, un punto de inflexión y de partida.

¿Significaría eso que habría reconciliación? Cuando la cena estaba en su punto Marcos le pidió a Sara que por favor se sentara a la mesa a cenar. Sin oponer ninguna resistencia, con actitud colaboradora, Sara se sentó y esperó apaciblemente a que Marcos le sirviese los alimentos.

Mientras cenaban, Marcos para romper el hielo, comenzó ha hablar en un principio con retraimiento, tímidamente, con las palabras entrecortadas, temblándole la voz, quebrada; a continuación se fue soltando y ya no había quien le parara. Se sorprendió a si mismo diciéndole a Sara cosas que no tenía preparadas, sentimientos que desconocía que habitaban en su interior, ideas manando como un torrente en cascada, explicaciones y lógicas no meditadas.

Sara le miraba impávida, con sus ojos verdes, húmedos, pero sin un solo gesto de asentimiento, sin una sola expresión de acuerdo o desacuerdo con lo que estaba escuchando. Comía bocado tras bocado, sin más, sin evidenciar ni siquiera si la cena era de su agrado; así terminó de cenar, pero no hizo ademán de levantarse de la mesa. Siguió escuchando a Marcos, sin decir nada, en silencio, sin una actitud concreta, sin un mohín de afecto, y lo que es más importante sin ninguna reacción violenta.

Marcos juzgó que había dicho mucho más de todo lo que creía que tenía que decir, que se había vaciado de todo lo que llevaba dentro de su ser, como un río en la desembocadura vierte al mar sus aguas tras un largo, abrupto y sinuoso recorrido. Se calló. Miró prolongadamente a Sara, esperando por su parte una reacción, un ápice de cambio en su expresión, algo que reflejara que había llegado su mensaje y sus sentimientos al fondo de su corazón o que se sentía cuando menos conmovida. No acaecía ninguna.

Marcos descendió lentamente su mirada al plato, dándose cuenta de que apenas había probado bocado. No tenía hambre. Transcurrió un tiempo, quien sabe cuanto, sin que ninguno de los dos pronunciara ni una palabra, sin que evidenciaran algún movimiento, la concesión de un sentimiento. Marcos no sabía si levantarse de la mesa y marcharse, o si esperar a que Sara procediera de alguna manera que le indicara saber que hacer.

Sara comenzó a llorar, primero quedadamente, como para sus adentros, sin hacer apenas ningún ruido. Derramaba lágrimas que rodaban por su cara, lentamente, entreteniéndose entre el lateral de su nariz y la comisura de la boca. Su respiración era un susurro nebuloso. Cuando Marcos se percató de que Sara estaba llorando, no sabía en realidad cuanto tiempo llevaba en ese estado, bajo esa emoción, desconsolada. Solo sabía que deseaba lamerle sus lágrimas, abrazarla tan fuertemente como pudiera y decirle que la amaba, que la seguía amando. Y eso fue precisamente lo que hizo Sara, decirle: “te amo”.

Marcos miró fijamente a los ojos de Sara, con el ardor del amor fluyendo por sus venas; amor que necesitaba expresarse después de un prolongado ostracismo y silencio; amor anclado a una oscuridad persistente durante tanto tiempo que se sentía hambriento del tacto y del olor del ser amado. Sara rompió en sollozos cada vez más fuertes y angustiosos, gimiendo con verdadera ansiedad y desespero. Marcos se levantó apresuradamente de su silla, rodeó la mesa y la abrazó por los hombros, la sostuvo con firmeza e intensidad, con la seguridad de saber que hacer y como consolar a quien amaba más que a si mismo; seguidamente la agarró por las manos y mansamente se dejó llevar al dormitorio. Se tumbaron encima de la cama, abandonando los cuerpos a las mutuas emociones, a la entrega de esa energía que mostraba cuan sensible y dúctil puede ser el ser humano. Marcos mantuvo a Sara entrelazada su cuerpo, con ternura; temblando al mismo tiempo que gemía, más tarde suspirando; Sara seguía dejándose estar entre sus brazos protectores, brazos que en ese momento parecían tener la capacidad de sostener toda la pena del mundo con la compasión de quien lo ha perdido ya todo. Y así permanecieron hasta la madrugada, en la que se quedaron profundamente dormidos, dejando fluir a su niño interno hacia el mundo onírico, donde todo puede ser y es posible.

A partir de ese día, ficticiamente, todo volvió a la aparente normalidad, como si ese periodo previo de sus vidas, turbulento, cruel y enfermizo no hubiese existido. Pero Marcos no se engañaba a si mismo, acusaba que no había precisamente el mismo romanticismo, y puntualmente la misma comunicación que había constado, en un principio, en su relación. Algo se había quebrado entre los dos, algo que insustancial, invisible o indefinido, no dejaba de ser esencial en su relación, aunque Marcos no pudiera concederle un nombre concreto, apellidarle con un calificativo que definiera de alguna manera el cambio y así conocer su antónimo.

Trascurrió el tiempo como viento en otoño.

Cuando cumplían seis meses de relación viviendo juntos, Marcos decidió proporcionarle una sorpresa a Sara, esperando que resultara estimulante, dinamizadora de sus esperanzas y proyectos comunes, inolvidable. Pensó que haciéndole una cena romántica, con muchas velas, música, dulces y cava, sería una manera muy agradable de concederse un estimulo que ayudara a revivir las emociones de los primeros encuentros y sus paseos por la playa. Sara durante la tarde no estaría. Le había mencionado que iría ha hacer unas gestiones al otro extremo de la ciudad, que de paso visitaría a su familia. Sería perfecto, cuando regresara a casa se encontraría con la cena sorpresa.

Marcos se entregó de lleno a las tareas de la cocina para prepararlo todo y que la velada resultara perfecta. De primer plato serviría crema de calabacín, aderezada con unas gotas de licor de almendras amargas, salpicada en su superficie con piñones y queso a las finas hierbas cortado en vaporosas hebras, gratinado al horno en las propias consomeras individuales; de segundo plato codornices rellenas de chocolate negro, muy amargo, de Madascar, y exquisitos higos de Turquía, dátiles de Arabia, ciruelas de California, guarnecidas con una fina salsa de aceitunas negras de Córdoba y uvas pasas sultanas de Corinto, muy picadas, reducidas en Jerez seco, Andaluz, hasta que quedara en su punto y se les pudiera añadir un toque de jengibre rallado; para el postre le sorprendería presentando una suavísima crema de arroz con leche, cocinada muy lentamente con leche entera, hasta que el arroz se deshiciera, nata líquida y azúcar moreno de caña, cubriendo su superficie con canela en rama recién molida, aromática y afrodisíaca, nueces de California picadas casi en polvo, un toque de leche condensada, cáscara de limón desecada, finamente molida, reducida y almibarizada en ron oscuro de caña Cubano. Para beber, con el primer plato vino de Cataluña, blanco, de aguja, ligeramente seco; con el segundo plato un vino tinto, reserva, de la Rivera del Duero; y para brindar, acompañando al postre, cava rosé. Marcos soñaba con hacer el amor en el sofá, mientras saboreaban exquisitos bombones artesanales, rellenos de licor y cerezas; imaginaba el finísimo chocolate fundiéndose en el paladar de sus bocas, entre sus besos y lenguas revoltosas, anhelando todos los espacios y poros de sus cuerpos. Ultimó encender las velas, de los dos candelabros de cristal tallado que presidían la mesa, para cuando llegara Sara poder apagar la luz y así recibirla bajo la luz de las velas aromatizadas con bergamota. Estaba todo en su punto, dispuesto para la celebración. Se aproximaba la hora habitual en que regresaba Sara, solo quedaba esperar unos minutos a que llegara abriendo con su llave la puerta de la calle, encontrándose con el apartamento románticamente iluminado y a Marcos de pié frente a la puerta recibiéndola con su mejor sonrisa y un cálido abrazo.

Sara no llegó. Dieron las diez, las once, las doce... Marcos se sintió intranquilo. Recapacitó que no sabía a que teléfono llamarle, (curiosamente Sara no había llevado el móvil, que precisamente Marcos había retirado de la mesa del comedor, cuando se dispuso a prepararla), que no tenía forma de localizarle, a donde ir a reclamar por la causa de su ausencia, ya que Sara no le había presentado aún a su familia y desconocía donde residían, por no mencionar que su familia no tenían constancia de la relación y de la convivencia que mantenían desde hacía seis meses. Cuando dieron las tres en punto de la mañana, en el reloj de cuco chino del salón, ya hacía tiempo que Marcos daba vueltas por todo el apartamento, como un tigre enjaulado, irascible, mirando de ventana en ventana para la calle, preguntándose si le acontecería algún percance, si sería adecuado ir a la policía o por los hospitales preguntando por Sara.

A las tres de la mañana fue cuando Marcos se fijó en el sobre ubicado encima del televisor. No lo había observado con anterioridad por que ese día no lo había encendido. Pasó el día tan entretenido comprando los alimentos, preparando en la cocina la cena, y a continuación esperando con ansiedad el regreso de Sara que no prestó atención a nada más que no fueran sus propias expectativas de celebración, así que no reparó que estaba ese sobre delante de sus narices. Solo podía soñar, sonreír visualizando la cara y la expresión de Sara cuando la sorprendiera con algo diferente que seguro no esperaba en absoluto.

Estaba seguro que no había visto ese sobre con anterioridad en la casa; pensó en entretenerse con su contenido unos minutos, reduciendo así su nivel de ansiedad, distrayéndose prestando atención a algo diferente. Agarró con curiosidad el sobre y cuando lo sostenía en su mano presintió que contenía algo desagradable, algo que estaba relacionado con la extraña e inhabitual ausencia de Sara. Abrió el sobre con manos nerviosas y temblantes, acabando por desgarrarlo, como si pudiera trasmitirle a ese sobre toda su frustración, la rabia por esa noche, por ese aniversario solitario, por esa ausencia lacerante.

Marcos desplegó un folio doblado, comenzó a leer su contenido, escrito con la letra ágil y sinuosa de Sara:

“Adorable Marcos: tal vez te estés preguntando por mi ausencia, por mi abandono y alejamiento de ti, precisamente hoy, día de nuestro aniversario, conmemoración de medio año viviendo juntos. No lo he olvidado.

Sólo puedo asegurarte que te amo, que mi amor por ti es profundo, completo, pleno y posiblemente eterno. Pero (aquí viene la parte dolorosa y la razón de mi ausencia) no puedo seguir por más tiempo contigo, ni un sólo minuto más a tu lado.

Sé que no podrás entenderlo, ni espero que compartas mi postura, sólo que respetes mi decisión. En el fondo no hay otra explicación que la que este amor me ahoga, me supera, me da miedo.

Por eso te pido encarecidamente que te vallas esta noche, con todas tus pertenencias, sin mirar atrás y sin buscarme nunca más, en ningún momento, ni siquiera de debilidad. Es mi deseo definitivo. Espero que no me lo hagas más difícil, por el bien de los dos. No volveré a mi casa hasta que esté segura de que te has ido para siempre y que no volverás a intentar una reconciliación.

Adiós, Sara.”

El folio se deslizó lentamente de las manos de Marcos hasta caer al suelo, indiferente, como una hoja seca, otoñal, mecida por la brisa de una tarde nublada, una tarde cualquiera. ¿Qué estaba leyendo? No podía ser, así, sin más. Esa carta significaba que era el final de su relación y no podía entender por que Sara tomaba semejante decisión.

Marcos se quedó sollozando, silenciosamente, meciéndose al compás del dolor, de todo ese dolor, siguiendo con cada movimiento, adelante y atrás, la grieta de su corazón, el abismo y la oscuridad del sentimiento de pérdida y abandono que le invadía todo su ser; evaporando, con el calor de su cuerpo, la fantasía que había vivido en esos seis últimos meses de su vida, en que había, de alguna forma, creído que había arribado a buen puerto. Después de un tiempo indefinido, destrozado en cuerpo y alma, Marcos se levantó de la silla, tembloroso se acercó a la ventana, y contempló como amanecía. La luz matutina y el trino de los pájaros le resultaban como una sinfonía repetitiva que le decía: “estas muerto, se ha terminado”.

Obedientemente, acobardado, como un autómata, sin ánimo, desorientado, recogió todas sus pertenencias, con las manos entumecidas, vacilantes, obligado por una extraña voluntad que nunca contradecía a Sara. Se sentía agotado. El dolor crecía, crecía y crecía, con cada acción de retirada, invadiendo su mente, destruyendo su dicha, ahogando sus expectativas de felicidad y plenitud, relegando a lo insustancial cualquier emoción compartida, palabras ahora vacías de significado, perdidas como si nunca hubieran sido pronunciadas o sentidas. No quería dejar a Sara, no quería perderla y partir hacía lo desconocido, sin ella; no deseaba olvidarla, aunque estaba claro que ella ya había tomado la decisión por los dos. Marcos no tenía otra opción que abandonar la casa y llorar en soledad su desdicha, el dolor que eclipsaba su alma, su mente y su cuerpo.

El desencanto era total y absoluto.

Fue introduciendo en dos bolsas de viajes sus enseres personales, la ropa, los libros y demás pertenencias. No quería dejarse nada olvidado y que Sara pensara que era por buscar una disculpa de acercamiento o reconciliación en contra de su definitivo deseo. La carta era muy clara al respecto. Cuando creyó tenerlo todo recogido, dejó sobre la mesa del comedor, entre los dos candelabros (con la cena sin probar y la cera de las velas consumida) un portarretratos con una foto de los dos gozosos y abrazados en una tarde de verano.

Marcos cerró la puerta sin mirar atrás.



FEIRA DO LIBRO DE VIVEIRO



VIVEIRO

FESTAS PATRONAIS

FEIRA DO LIBRO



Ramón Loureiro, Gonzalo Pernas, Moncho Pernas y Tucho Calvo, presentaron na Vila de Viveiro, na Feira do Libro, as 9 da noite, coincidindo coas Festas Patronais de Viveiro, o Libro “Principes de Bretaña, Peregrinos de Compostela”.

O libro e un conto, para adultos e nenos, xentes de todas a edades e gustos, que trata sobre a profundidade do Camiño de Compostela e o seu significado dende a antiguedade; ilustrado por Gonzalo Pernas, de un estilo propio e personal, cun toque naïf, o seu texto narrativo está escrito por Ramón Loureiro, e o libro ven sendo editado por Biblos, nunha colección especial, creada polo seu editor Tucho Calvo.


A afluencia do público foi moi extensa, coa asistencia de moitas plumas e voces da cultura galega.










XVII MERCADO MEDIEVAL DE MONDOÑEDO



XVII MERCADO MEDIEVAL DE MONDOÑEDO


Como ven sendo habitual dende fae xa decesete anos, celebrouse unha vez máis en Mondoñedo o Mercado medieval, ilustrando a plaza Maior, frente a catedral, e moitas das súas rúas, de forma que nos trasladamos por unhas horas, mais concretamente dous días, o 8 e 9 de agosto, a outros tempos da historia, onde se funden as rúas, coas súas casas, rincóns da ciudade, prazas, fontes e monumentos, e a súas xentes e turistas dunha maneira que non soio a apariencia, senon tamén as actividades, comidas, roupas e costumes son medievais.

Vendo como de calquer rincón sae o Mago Merlín, facendo das súas, co seu báculo, mexunxes, oracións, e varita máxica… Os malabaristas, a cetrería, o circo, os saltinbankis…xogos, música e aquelarres… e sin deixar o pan, o viño, e outros manxares mentres os canteiros, os alfareiros, os ferreiros, os zoqueiros, e demais artesáns venden os seus productos as xentes necesitadas deles, ou non… mentres os soldados do Mariscal Pardo de Cela buscan novas raparigas coas que beber unhas xarras de cervexa e tratar de pasar durmindo al menos unha noite nun pallar depois do baile.






RELATO DE VERÁN POR ADELA FIGUEROA



RELATO DE VERÁN

POR ADELA FIGUEROA

"FORNADA NA CASA DE MONTSE"


AGOSTO DE 2009 UN BO TEMPO PARA FACER FORNADAS.

A casa da Peza, no Val do Neira.

Desde a Casa o Val ábrese até onde alcanzar a vista como se unha ave voase a rentes do chan . Os nosos ollos a voar baixiño sobre os panascos , as casas , os camiños ,impulsam para remontar o voo que permite chegar até as montañas onde se ocultan Becerreá e as Nogais . Camiño de Castela. Un fermoso lugar para facermos unha fornada de verao.

Na véspera xa Filomena preparara o formento para que levedasse fervendo toda a noite.

O día estaba bo. Non chovía nin facía sol . Ideal para roxar un bo forno. Manolo ,un veciño, niso mostrouse experto. Mais tivo que agardar até a tarde para mostrarnos a súa experiencia. Era necesario que a fariña fose amasada co fermento . Auga quente e fariña centea para se mesturar na artesa que debeu ver moitas fornadas na súa vida. Artesa de madeira de castiñeiro , resistente e rexa. Boa para gardar a masa do pan e os bolos xa cocidos.

Non é así tan fácil prepar a masa. Filomena como unha comandanta ía dando instrucións e consellos. De cando en cando dicía: <<- vén acá aprende como se fai. Ves, remexe-se ben . Finca cos puños ,que non fique nada sen se mesturar>> .

Logo que se conseguiran mesturar fariña e auga engadidas á masa da noite anterior, compre facer bailar aquela grande medusa branca dentro da artesa.

-Finca unha mao despois da outra , cos dedos dereitos, agora co puño , mao dereita mao esquerda, dedos dunha mao dedos da outra , puño dereito puño esquerdo a gramar no pan.

Coma pandereiteiras do centeo ao ritmo da cadencia dun paso dobre . Ou quizais dun canto de berce. …

As pequenas tamén querían meter as maos na masa. Como non ! Uxia , co seu Xeitinho serio e responsábel de oito anos maduros, Marta Xogueteira e despreocupada , Sabeliña con aquelas maos de catro aniños mimosas . Todas aprendemos a virar os anacos de masa que Filomena ía cortando cando o total xa non se podía mover con soltura. Treito a treito , voltos e bailados fóronse apillando no extremo da artesa. Cada un cima dos outros . Masa sobre masa . Ben mesturada , ben golpeada ben torcida.:

Tronl-tronl dúas maos dentro da artessa até cansar ao centeio feito pasta de fartura.

Alí ficou , no escuro,gardado na caixa de castiñeiro , como a crisálida dunha bolboreta. Repousando en silencio na soedade do dragón que non quere que o acorden antes de tempo.

En canto a grande ameba durmía a xente deuse un bo descanso e lecer á volta da boa mesa da Casa da Peza . Repolos e cabaciños tomates e leitugas ,cebolas e ovos todo da horta . Cociña da Montse e caldo da Filomena, que , abofé , é a súa especialidade polo gostoso que sabía. Como din en Lugo : Mao!.

Catro ou cinco horas pasadas , hai qu' ir abrir a caixa dos segredos. Imos ver aquela mestura de centeo ,sal e auga. Como unha ameba xigante conseguira reptar polo fondo de madeira facendo como unha colada de lava de alimentar. Os ollos abríanse dentro da masa e o recendo a fartura enchía o pendello do forno .A artessa ía ser agora acariñada e golpeada por maos experiente e torpes grazas a gardar aquel tesouro odoroso . A artesa parecía diferenciar ben unhas das outras. Os movementos precisos de Filomena e da súa ben ensinada Montse e os torpes das outras.

Manolo xa prendera o lume. Cunha vara longa ía o movendo dentro do forno. Hai que o quecer por toda parte igual porque as pedras que fican en baixo do fogo non quecen. Por iso o varal longo movía o lume dunha parte para a outra. As brasas ían caendo á fornela.. Lois mediu a súa temperatura 600ºC!. A discusión era acerca do momento en que está pronto o forno para cocer. De roxo ten que pasar a branco., baixo a experiente ollada de Manolo. So cando os ladrillos das paredes alcancen esa cor é que o forno está preparado para acoller os bolos ou o que for.

Cebolas córtaranse unhas poucas! E pimentos . Para faceren de cama a liscos de toucim e chourizo ,para empanada,de torresmos ou atum.

Fatias de mazá cortada agardaban na súa tina para encher outra empanada.

As meniñas tamén traballaran facendo os seus bolos. Cadanseu bolo- preñado con chourizo e toucim persoalizados:Uxia , Marta, Sabela...

O rolo de estiricar voaba. Enrolada no cilindro de madeira a masa estirada facía de leito do amoado (liscos ou atum) ou mazá cortada , ou de tapa para as empanadas. Todas aprendemos a facer pans baixo as instrucións da Filomena , transformada en mestra , comandante ou monitora .

Finalmente foron 14 bolos tres empanadas e catro bolos preñados. O forno ben varrido coa vasoira de xesta, ficou cheo. Lois calculoulle a tª, aproximadamente 400º no inicio da fornada descendendo a 200º antes de fechar a porta.

Alí tén o costume de lle dar a volta as empanadas. Eu nunca vira. Mais o resultado final ficou moi bo. Os pans de centeio , da casa, ben ollados e as empanadas ricas e gostosas. Foron maos experientes . Con moitas fornadas ao lombo. De épocas en que non se compraba pan para a casa. Só se comía o que se cocia no lar. Tempos en que unha muller soa era capaz de facer todo o traballo : Ir ao moinho para a fariña,amasar, roxar , varrer, facer os pans,as empanadas, mételas no forno , atender os nenos que andaban ao redor,e tirar a fornada cando estiver pronta. Gardar todos os bolos para que durasen o tempo entre dúas fornadas...... en canto os homes estaban fóra , na Suíza ou na Francia, en Barcelona ou Bilbao, gañando un diñeiro necesario para que as familias mellorasen a súas vidas.

Hoxe é un traballo bonito. Propio das vacacións , ou dun fin de semana en que os amigos se xuntan para lembraren os vellos ofícios. E para gozar cos sabores auténticos doutros tempos que agora xa non hai. Para que os nenos d'hoxe saiban como se pode sobrevivir sen supermercados e aprendan os recendos e sabores que gardamos no fondo das nosas memorias e as vivencias doutrora en que , como elas, faciamos bonecos de pan para meter no forno en canto os maiores facían con seriedade a comida de moitos días. Tempos en que os veciños xuntábanse para se axudaren os uns aos outros , porque todo se facía na casa e o traballo e lecer ían xuntos e eran compartidos.

Hoxe sabemos que o pan vén sempre á nosa casa, mais tamén agradecemos un día de convívio a partillarmos unha tarefa tan fermosa como o é a de facer unha fornada . Grazas por que aínda o puidemos levar a cabo.